Un Vagabundo

Un vagabundo se encontraba triste
en aquel día por la mañana
se encontraba triste porque no podía
cambiar las cosas que lo agobiaban.

Pero aquel día ya por la tarde
un buen amigo se le acercó
y le pregunta "¿cuál es tu pena?,
habla si quieres, te escucho yo."

Y el vagabundo le dice llorando
quiero saber porque sufro yo
y el buen amigo sólo lo escucha
y al mismo tiempo de Cristo le habló.

Cual fue la sorpresa pasando los días
aquél Vagabundo se convenció
entregarse a cristo ya para siempre
y de la tristeza él se olvidó.

Ahora contento a Cristo canta
con esa fuerza que le dio
ya no hay penas menos tristeza
sólo alegría en su corazón.

El vagabundo que he mencionado
es el que canta con mucho amor
y el buen amigo es el Pastor
a él doy gracias y a mi Señor.




© 2003, Uberto Aguilar
mprz.com